Imagen: Novedades Acapulco.

Ponle play: discos nuevos de Sol Oosel, David Gueta y Good Charlotte

Ponle play

 

Sol Oosel

El exintegrante de agrupaciones como Zurdok, Quiero Club y She’s a Tease coloca el trance nacional en terrenos oscuros. Aunque estamos ante un trabajo minimalista, la melancolía abunda en el debut solista del también productor mexicano, que se destapa en una guerra de influencias que van desde lo más sentido de Depeche Mode al terreno experimental de Sonic Youth.

Se trata de un “viajezote” donde la cerrazón auditiva no es bienvenida, el recorrido invita a sentir y a evocar mucho antes que a tratar de entender.

 

David Gueta

Pese a las colaboraciones de figuras del pop actual como  Nicki Minaj, J. Balvin y Sia, el regreso del francés a lo que se antoja como una especie de vuelta a sus orígenes no funciona del todo, se escucha desfasado y más como un compendio de intentos de hits radiales para invadir los charts.

El tema es que para la mitad del disco ya perdimos el interés, pues no hay un hilo conductor o algo que nos retenga durante 27 temas, conformando un disco larguísimo donde más de la mayoría de temas pudieron quedar fuera.

 

Good Charlotte

Un triste trabajo de reciclaje, en donde toman momentos de sus éxitos de comienzos de siglo para tratar de revivir el punk ligero que les caracterizó. El retorno es desangelado, reiterativo y con una notoria debilidad.

Aunque no es una tortura al oído, es evidente que sus mejores notas parece no volverán y aquí no hay ni siquiera visos de la representación de una generación. O igual sí, de aquella que una vez terminado su reinado busca cómo embonar en una ola de productos novedosos que nada tienen que ver con lo que se vivió 15 años atrás.

 

Juárez Góngora

Es orgullosamente yucateco. Egresado de la licenciatura en Periodismo en un colegio de la tierra del panucho y el salbut. Le dio por conocer varias zonas del país hasta que se avecindó en la Ciudad de México, donde se dedica a hacer textos para el mundo del internet. Amante de la literatura, melómano, pero primordialmente cinéfilo, de niño repasó películas en formato Betacam una y otra vez, hasta que finalmente, un buen día, fue al cine y de ahí no pudo salir.

Twitter 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Categorías