Ponle play: discos nuevos de Odisseo, Laredo y Álvaro Soler

Ponle play

 

Odisseo

El cambio en la alineación vino junto con un refresco para la banda del Estado de México, con un estilo más pop y un new wave disminuido.

Sin perder su estilo, clavado en teclados suaves, la atmósfera disco cede espacio a la balada, consiguiendo una fusión cautivante.

Las letras continúan refiriéndose a los amores que sí y que no, pero también se permiten abordar los cambios y la posibilidad de ser más fuertes a partir de decisiones arriesgadas, una clara referencia a lo que intenta con la inclusión de Juan Pablo López en las vocales.

 

Laredo

Harta reflexión carga consigo el dúo cántabro en su trabajo debut, con destellos de música tradicional estadounidense, pero completamente cohesionada con el pop español, con guitarras en armonía para darle sentido a la exploración aguda de los ambientes ibéricos.

No hay espacio para modas en el proyecto Manu Piñeiro y Pablo Pérez, pues parten de la calma típica del rock español de los 70 para evolucionar a sonidos más modernos, demostrando que la etiqueta como la agrupación española más prometedora de la escena independiente les queda al tiro.

 

Álvaro Soler

El catalán presume versatilidad con ritmos bailables y la clásica canción de romance, que igual añoran el amor perdido que los sitios que se llenaron de sonrisas y alegrías.

Hay hasta ligeros intentos por aproximarse al hip hop, pero con escasa fortuna, pero los ánimos de ir más allá de la comodidad que le ofrece la balada son atrevidos y exhiben que no piensa conformarse con el rango alcanzado.

El “mar” propuesta es tan amplio como confuso, pues hay muchas piezas con enorme voluntad y poco tino. Las remembranzas son sin duda donde pega con mayor fuerza.

Juárez Góngora

Es orgullosamente yucateco. Egresado de la licenciatura en Periodismo en un colegio de la tierra del panucho y el salbut. Le dio por conocer varias zonas del país hasta que se avecindó en la Ciudad de México, donde se dedica a hacer textos para el mundo del internet. Amante de la literatura, melómano, pero primordialmente cinéfilo, de niño repasó películas en formato Betacam una y otra vez, hasta que finalmente, un buen día, fue al cine y de ahí no pudo salir.

Twitter 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Categorías