Imagen: Howl & Echoes.

Ponle play: discos nuevos de Los Daniels, Spiritualized y Jungle

Ponle play

 

Los Daniels

Al parecer la vuelta a un sello independiente les sentó bien a los mexicanos que traen un sonido más rasposo, como con el que se dieron a conocer en aquel lejano debut en 2007. Si bien no dejan las letras de desamor y pasajes cursis corta venas, la recarga de energía es palpable, con riffs distorsionados más presentes y una sonoridad que apoya el discurso en canciones de despedidas y resignación.

El resultado es un refresco necesario y el establecimiento de una nueva etapa en donde esperamos utilicen esa libertad para depurar su sonido, bastante identificable ya. Como punto de partida, este nuevo “universo” es esperanzador para el pop nacional.

 

Spiritualized

Ser obstinados suele tener su recompensa. Jason Pierce no tenía dinero para sacar un nuevo álbum pero eso no impidió que encontrara los modos de completar una maqueta que nos demuestra que sus discos son experiencias únicas en donde aparecen como elementos importantes el esfuerzo, sudor, sangre y tiempo invertido.

Se trata pues de un blues en evolución, con las detonaciones sonoras que ya le conocemos y coros como de ceremonia religiosa que convergen para formar un rock que se nutre de variados sentimientos, desde la ternura a la aceptación, y a ratos, por qué no, hasta de un humor bastante peculiar.

 

Jungle

Con más canciones bailables y una cadencia más lenta que en su álbum debut, los de Londres traen un soul recargado, con más sentido y variantes rítmicas que engalanan ese mood setentero que nos hizo adorarlos cuando llegaron a nuestros oídos.

Lo importante es que están bien instalados en la creación de armonías y melodías al viejo estilo, privilegiando los falsetes y el funk para renovar ese tipo de música que ya no se hace. No estamos ante un homenaje, sino ante un intento de revivir e innovar los tonos que invadieron los hoyos funky hace varias décadas.

 

 

Juárez Góngora

Es orgullosamente yucateco. Egresado de la licenciatura en Periodismo en un colegio de la tierra del panucho y el salbut. Le dio por conocer varias zonas del país hasta que se avecindó en la Ciudad de México, donde se dedica a hacer textos para el mundo del internet. Amante de la literatura, melómano, pero primordialmente cinéfilo, de niño repasó películas en formato Betacam una y otra vez, hasta que finalmente, un buen día, fue al cine y de ahí no pudo salir.

Twitter 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Categorías