Resident Evil: Capítulo Final: ¿Y los zombies?

 

En 2002, Paul W. S. Anderson tomó el riesgo que muchos aún hoy en día temen hacer: convertir una serie de videojuegos en películas. ¿El resto? Es historia.

Aquí estamos, trece años después de la primera entrega y con la sexta y (prometen) última película de la serie protagonizada por Milla Jovovich y compañía, y en la que por primera vez vemos a un ya conocido actor en México, William Levy.

¿Cómo ha evolucionado la franquicia de películas? ¿Es digna de un, valga la redundancia, capítulo final?

Nos encontramos justo después de los acontecimientos sucedidos en Resident Evil: Retribution, Alice (Milla Jovovich) es la única sobreviviente de lo que estaba destinado a ser última resistencia de la humanidad contra los no-muertos.

 

Ahora, ella tiene que volver a donde comenzó toda la pesadilla: La Colmena en Raccoon City, donde la Corporación Umbrella está reuniendo sus fuerzas para un ataque final contra los supervivientes que quedan del apocalipsis.

No voy a mencionar nada más al respecto, porque cualquier otro detalle podría calificarse como spoiler. Simplemente voy a decir, que es una buena historia, aunque resulta ser aburrida en varios momentos, y existen además, momentos de relleno que simplemente pudieron evitarse y hacer la película mucho menos mortificante.

Es una buena película de acción, punto.

Por otra parte, y en primer lugar, sinceramente el trabajo realizado por Glen MacPherson es sublime. Es tal vez de lo mejor que vamos a ver durante la película y que te te causará un placer visual muy grande. Desde las escenografías, los cambios de cámara, vestuarios, todo, todo es sumamente bueno en esta película inspirada en una gran serie de videojuegos.

 

Sin embargo, no puedo decir lo mismo de la música, pues si bien es cierto que es buena en ciertos puntos, no logra una inmersión en la temática como, por citar un ejemplo, realiza de manera exquisita la película de La Bruja. No hay una relación visual – musical sobre lo que sucede, salvo en algunas excepciones, y esto creo que es un problema a destacar.

Por otro lado, Milla nuevamente vuelve a su papel y a demostrar porque Alice es Milla y porque Milla es Alice. No hay nada más que decir, y difícilmente alguien podrá superar lo que esta actriz ha realizado durante tantos años. La acción que tiene, las escenas que estelariza y hasta las escenas donde simplemente muestra una cara seria te transmiten lo que el personaje está viviendo en ese momento.

Desafortunadamente no puedo decir lo mismo de sus compañeros de reparto, éstos simplemente brillaron por su ausencia y uno que otro, lo hizo aún más por sus pocos minutos en escena. Sí, es verdad que es una película enfocada en un personaje, sin embargo también es importante tener un soporte que realmente se note. Incluso me atrevo a decir que Ali Larter brilló por tener muy poca participación en esta última parte de la franquicia.

Resident Evil: Capítulo Final tiene un gran trabajo de producción, algo que merece ser digno de la franquicia, pero todo lo bueno tiene algo malo. ¿Dónde quedaron los zombies? ¿dónde quedó la razón de ser de esta película? ¿dónde quedó la inspiración de aquel videojuego?. Hay muchas cosas que hicieron bien en este filme, pero también dejaron atrás la esencia por la cual lograron lo que hoy son.

La película termina siendo un retroceso hacia los últimos diez años, volvemos a ver escenas que vimos en entregas pasadas, volvemos a ver enemigos que vimos en entregas pasadas, y lo único novedoso en cuestión de enemigos, termina por tener un protagónico de unos cuantos minutos tal vez.

Al final, Milla se convierte nuevamente en la única importante en la franquicia. Ni Claire Redfield (interpretada por Ali Larter), ni ningún otro de los cameos que pudieron haber sido parte importante de ésta última entrega, ni cualquier otro punto de referencia hacia los videojuegos fueron tomados en cuenta para rescatar y hacer un cierre digno de esta franquicia.

Resident Evil: Capítulo Final pierde la convicción, pierde el interés de hacer algo por si sola, y más bien, parece ser un trabajo flojo y apresurado por acabarse, literalmente, una carrera contra reloj.

Anderson tuvo toda la oportunidad de hacer algo digno, recordable, y por supuesto algo que pueda llamarse un capítulo final, pero más bien terminó siendo una película de acción híbrida con zombies.

 

Resident Evil: Capítulo final (2016)

Dirección y guión: Paul W.S. Anderson.
Reparto: Milla Jovovich, Iain Glen, Ali Larter, Shawn Roberts.
Fotografía: Glen MacPherson.
Edición: Doobie White.

 

*Texto publicado en Versus Media.
*Imágenes tomadas del sitio web de Sony Pictures.

darkmonstr

Diseñador gráfico por profesión, gamer por casualidad, perseverante por convicción

Twitter 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Categorías