Imagen: Revista Kuadro.

Ponle play: discos nuevos de The Chamanas, Smerz y The Internet

Ponle play

 

The Chamanas

Uno pensaría que su nacimiento en la frontera mexicana sería motivo para escuchar letras relacionadas con la dura vida en los límites, pero desde su aparición se han dedicado a relatar historias de ensueño que igual cantan en inglés que en español, dando prueba de su condición binacional.

Si bien hay relatos sobre las dificultades de vivir en los bordes, no se deja de resaltar lo “bonito” de tener influencia de ambos lados y en su tercer EP le meten más a los sintetizadores para darle mayor peso a la deliciosa voz de Paulina Reza.

Se trata pues de una continuación del álbum “NEA”, que apareció el año pasado. La segunda parte contiene 10 temas, cinco nuevos y tres en inglés. Un trabajo que da seguimiento a la buena racha que trajo su segunda placa.

 

Smerz

El dúo noruego se sirve de beats y sintetizadores distorsionados para darle un toque de confusión a las voces, que resaltan por encima de la atmósfera espesa que proponen, en un EP que muestra una cara bastante rara del trip hop, aunque con armonías muy bien elaboradas, ofreciendo su álbum más accesible hasta ahora.

El pop adquiere tintes esotéricos en este álbum, intento que se agradece en busca de nuevas formas de hacer música.

 

The Internet

Con ritmos más sencillos, los californianos continúan explorando con fluidez la onda groovy, ahora con temas más pegajosos y guitarras con mucho espíritu funky para crear un álbum de R&B muy fresco y accesible.

Un disco lleno de piezas “buena ondita” que dejan una alegre sensación a los oídos.

 

Juárez Góngora

Es orgullosamente yucateco. Egresado de la licenciatura en Periodismo en un colegio de la tierra del panucho y el salbut. Le dio por conocer varias zonas del país hasta que se avecindó en la Ciudad de México, donde se dedica a hacer textos para el mundo del internet. Amante de la literatura, melómano, pero primordialmente cinéfilo, de niño repasó películas en formato Betacam una y otra vez, hasta que finalmente, un buen día, fue al cine y de ahí no pudo salir.

Twitter 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Categorías