Ponle play: discos nuevos de Lykke Li, Niña Dioz y Lily Allen

Ponle play

 

Lykke Li

El trap es la bandera de presentación del nuevo trabajo de la sueca. El desamor sigue siendo el eje de sus producciones, pero ahora se atreve a ampliar el rango de temas para ofrecernos canciones menos desgarradoras, aunque sigue con ese mood triste que parece nunca se irá.

Lo que cambia son las ejecuciones, con dosis mesuradas de hip hop y ritmos que la aproximan al pop comercial sin restarle importancia a su vena alternativa.

Como ejercicio es estimulante: una intérprete que busca explorar en otros terrenos. Lo que pesa es que no se atreve del todo, es un pequeño salto que entrega unos cuatro temas realmente sorprendentes. Lo demás, ya lo hemos escuchado.

 

Niña Dioz

La regiomontana hace una defensa audaz de los pensamientos diversos de la comunidad LGBT, pero sobre todo de las mujeres que quieren deshacerse de etiquetas. Con un hip hop duro y directo, Carla Reyna se le lanza a la yugular a quienes no respetan opiniones contrarias y les pone contra la pared con temas aderezados con folclor latino.

Se trata de un canto al empoderamiento, a sacar la fuerza que radica dentro de cada quien para defender su lugar en el mundo y exigir respeto ante quienes piensan que los encasillamientos sirven para algo.

 

Lily Allen

Pasa el tiempo y quien fuera una de las máximas representantes de los artistas 2.0 le sigue cantando a lo mismo. Lo que cambia son los contextos y alguna que otra experiencia. No deja de ser importante que una intérprete como Allen vuelva para demostrar porqué logró marcar a una generación de mujeres que buscaban música en internet que realmente les represente.

Hoy la británica vuelve más sensible y dispuesta a hacer más sentidas sus confesiones líricas, mezclando una vez más ritmos caribeños y melodías honestas, donde la mujer sigue batallando por ser como quiera ser en un mundo de hombres que le dictan lo que está bien o mal.

 

Juárez Góngora

Es orgullosamente yucateco. Egresado de la licenciatura en Periodismo en un colegio de la tierra del panucho y el salbut. Le dio por conocer varias zonas del país hasta que se avecindó en la Ciudad de México, donde se dedica a hacer textos para el mundo del internet. Amante de la literatura, melómano, pero primordialmente cinéfilo, de niño repasó películas en formato Betacam una y otra vez, hasta que finalmente, un buen día, fue al cine y de ahí no pudo salir.

Twitter 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Categorías