Ponle play: discos nuevos de Justin Timberlake, Nightmares on Wax y Yung Beef

Ponle play

 

Justin Timberlake

El intérprete campirano que se nos promete en el título y la imagen de este nuevo trabajo no existe, sólo se trata de guiños que hacen referencia a ciertos momentos country y folk que aparecen en al álbum como un sobrante, porque es en esencia un disco de R&B. Y cuando se mete de lleno a explorar ese género sale el Justin más fino y divertido. Ese es el que queremos ver y oír.

En cuanto a los temas románticos que incluye el álbum, la monotonía se apodera de nosotros ante la falta de versatilidad. El ex SYNC no abandona su lado pop, pero está claro que es el menos luminoso, toda vez que puede y debe apoderarse del soul y hacer con él lo que mejor sabe: convertirlo en espectáculo.

Fuera de eso, se trata de una vuelta mediana con cinco o seis temas muy poderosos.

 

Nightmares on Wax

Pese a la variación de estilos, George Evelyn entrega un disco cohesionado por su eterna mezcla de dub y funk. A esta base le añade ritmos de hip hop y una instrumentación pintoresca que arroja un bluseado entretenido y menos cínico al expuesto en sus discos a comienzos del 2000, cuando era muy popular.

 

Yung Beef

El trap, ese subgénero musical que hace que la clase media se sienta “mala”, como si estuvieran saliendo del barrio más peligroso en el que nunca pudieran vivir, es el pretexto para que Fernando Gálvez Gómez ponga un espejo frente a los “wannabes” y cantarles sus verdades.

En su contra tiene que los ajenos a este tipo de música no se van a enganchar con este nuevo trabajo, a menos que tengan hartas ganas de reclamarle a los posers lo ridículo de sus actitud gangsteril. De ahí en fuera, el disco aparece como una honesta excentricidad.

 

Juárez Góngora

Es orgullosamente yucateco. Egresado de la licenciatura en Periodismo en un colegio de la tierra del panucho y el salbut. Le dio por conocer varias zonas del país hasta que se avecindó en la Ciudad de México, donde se dedica a hacer textos para el mundo del internet. Amante de la literatura, melómano, pero primordialmente cinéfilo, de niño repasó películas en formato Betacam una y otra vez, hasta que finalmente, un buen día, fue al cine y de ahí no pudo salir.

Twitter 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Categorías