Ponle play: discos nuevos de Gabriel Garzón-Montano, Fito Páez y Noel Gallagher’s High Flying Birds

Ponle play

 

Fito Páez

El argentino se permite un repaso por los sonidos que más éxito le han traído, desde la alegre canción con la que abre el disco, hasta coqueteos con el más accesible ritmo a lo Jhonny Cash y su ya clásica estructura con un piano que sirve de base e instrumentos que se suman poco a poco para un final glorioso.

Lo de Fito parece ser siempre un canto a la esperanza y como tal se enfunda de nuevo en el traje de perfeccionista para que arreglos y letras vayan de la mano en una carta de agradecimiento a la vida, pero también de reclamos a aquello que la hace dolorosa e inentendible.

 

Gabriel Garzón-Montano

Creció en Nueva York, pero su madre es francesa y su padre colombiano. No extraña que su debut en largo esté lleno de influencias de todos esos universos.

En un álbum de R&B y funk de vieja escuela, su “Jardín” está inundado de júbilo y colores. Le hizo falta un tema con mucha fuerza que impulsara a la revisión de este trabajo por parte de nuevos públicos, pero no queda duda que cuenta con los tamaños para hacer lo que le plazca en la escena, pues tiene el talento para jugar con las variantes de un modo muy natural.

 

Noel Gallagher’s High Flying Birds

El ex Oasis dejó el rock de lado y el resultado es sorprendente y monumental. Lejos de su zona de confort, su nuevo largo ofrece a un músico maduro que no le da miedo probar su cara más pop, con coros que comulgan con el gospel y hasta tracks que se regodean en lo llamado “vintage”, que no es más que una vuelta a lo que sonaba “viejo” en los 90.

Vamos, hasta el surf tiene espacio aquí, en una suerte de mezcolanza que funciona a ratos y en otros parece que no se buscó una unidad, sino simplemente publicar lo que hay. Aún así, se aventó y tiene muy buenos momentos.

 

Juárez Góngora

Es orgullosamente yucateco. Egresado de la licenciatura en Periodismo en un colegio de la tierra del panucho y el salbut. Le dio por conocer varias zonas del país hasta que se avecindó en la Ciudad de México, donde se dedica a hacer textos para el mundo del internet. Amante de la literatura, melómano, pero primordialmente cinéfilo, de niño repasó películas en formato Betacam una y otra vez, hasta que finalmente, un buen día, fue al cine y de ahí no pudo salir.

Twitter 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Categorías