Mi primer “Uber” en Mérida

 

Son las 12: 45 de la tarde y el termómetro registra 35 grados, una temperatura poco agradable para esperar bajo el fuerte sol el paso de alguna combi o camión, que por lo general, tardan unos 10 minutos en hacer aparición en el paradero.

Ante la insoportable espera y el riesgo de llegar tarde al trabajo, decido abrir la aplicación de Uber, que este 8 de marzo inició operaciones en seis ciudades del país, incluyendo Mérida.

Imagen: SIPSE.com
Imagen: SIPSE.com

Durante un viaje a la Ciudad de México decidí usar Uber y me llevé una grata experiencia, más barato y rápido que los taxis del aeropuerto por lo que no dudé en usarlo en la Ciudad Blanca en su primer día de funciones.

Solicito el servicio y la aplicación me recomienda al chofer U***, es el más cercano y usa un auto Ford Fiesta, según dice su ficha de información. Le doy “aceptar”. No pasan ni tres minutos y el auto llega al punto donde le pedí que me recogiera. Me recibe con un saludo de buenas tardes y me pregunta hacia dónde me va a llevar. – Al Centro, por favor- le respondo.

Durante nuestro viaje, que duró casi 25 minutos por el tráfico, U*** comentó lo bien que le ha ido en este primer día de actividades. “Ya hice tres servicios, comencé a las ocho de la mañana, ha estado tranquila la jornada, sólo tuve dos solicitudes por Macroplaza que cancelaron y otras tres por la Gonzalo Guerrero, creo que lo hicieron para ver cómo funciona-, comentó.

Además de ser chofer de Uber, trabaja como agente de seguros. Por su acento parece ser tabasqueño pero tiene algunos años viviendo en Mérida. Llegó a la ciudad para buscar nuevas oportunidades, ya que en su anterior trabajo no se podía avanzar, así que decidió renunciar. Consiguió trabajo como agente de seguros, pero lo mal que está la economía le obligó buscar un extra. “Me enteré que Uber llegaría a Mérida, platiqué con mi esposa sobre la oportunidad de probar como chofer y aquí estamos”.

Durante nuestra charla, me ofrece agua y me pregunta si está bien el camino que llevamos, le respondo que todo está perfecto. Mientras transitamos por la calle 50, a la altura de “La Plancha”, el chofer me cuenta cómo fueron los exámenes que presentó para conseguir el trabajo en Uber. “No fue difícil pero estuvo largo el examen, nos preguntaron de todo un poco pero se enfocaron más en preguntas que den confianza, me imagino por el tipo de servicio que damos, te piden muchas cosas”, recalcó U***.

Imagen: yucatan.com.mx
Imagen: yucatan.com.mx

Al entrar al primer cuadro de la ciudad, el tráfico se vuelve complicado, en ese momento nos topamos con dos taxistas, le pregunto si tiene miedo que le hagan algo y dice que no, sólo tiene que estar pendiente. Su esposa le hizo la misma pregunta por lo que ha leído en las noticias. Continuamos sin ningún problema. A diferencia del taxi convencional, Uber te sugiere una tarifa y el cliente puede pedirle al chofer que utilice una ruta más sencilla para llegar a su destino.

U*** comenta que en su lugar de nacimiento pedía taxi para moverse y siempre se llevaba una mala experiencia. “Si pides un taxi normal generalmente tardas en llegar porque eligen las rutas más largas, una vez le pedí a un taxista que se vaya por otro camino porque era más fácil y no me hizo caso, obvio pagué de más”. Otro aspecto diferente entre Uber y el taxi convencional es que el primero sólo se puede solicitar a través de la App (aplicación) y no pueden aceptar a clientes que pidan el servicio en la calle.

A unas cuantas cuadras de nuestro destino, sobre la calle 65, U*** dice que ve con buenos ojos la competencia y entiende a los que no están a favor. “Los cambios son difíciles y hay resistencia, pero ya que lo pruebas y con el paso del tiempo, se vuelve algo normal. Ve el caso de los taxis del ADO, muchos taxistas convencionales no estuvieron de acuerdo, se llegó a un arreglo y ahora es lo más normal del mundo”.

Antes de terminar el viaje, le pregunto si cree que es ilegal el servicio de Uber. “No hay una regularización del uso de una aplicación digital para obtener el servicio”. Ante su respuesta, le comento que es bueno que haya una nueva opción de transporte en Mérida, porque abre el debate sobre si se cuenta con un sistema de trasporte de calidad y si hay libre competencia en la ciudad.

Imagen: www.mpro.mx
Imagen: www.mpro.mx

Uber es un servicio que requiere de una tarjeta de crédito o débito para solicitarlo y algunas personas no ven con buenos ojos este sistema de pago por el temor a un fraude electrónico o robo de datos a diferencia del taxi convencional, que sólo maneja dinero en efectivo.

Otro aspecto que favorece a los taxistas es que tienen sitios fijos donde los puedes encontrar, con Uber es necesario tener un celular para solicitarlo, así que si no tienes batería o tienes tus tarjetas bloqueadas, será imposible hacerse de uno.

Llegamos a nuestro destino y U*** toma su celular, abre la aplicación y da por concluido el servicio.- Muchas gracias que tengas mucho éxito con este servicio, le digo. Que tengas buen día, me responde.

Al bajar y entrar al edificio, abro nuevamente la aplicación, me pide calificar el servicio, me muestra la ruta de inicio, el final del viaje y el tiempo que tardamos. Dos minutos más tarde me llega un correo con la tarifa. Así concluyó mi primer viaje con Uber en la ciudad de Mérida.

Rodrigo Aranda

Amante de la música, observador del entorno citadino, yuca de nacimiento, periodista de profesión, fan del béisbol y otros deportes que suelen poner a cualquiera con los pelos de punta.

Twitter 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Categorías