Liga de la Justicia: un batido de superhéroes que sólo quieren agradar

 

Una vez más el tema ha vuelto a la mesa y seguirá así porque los estudios quieren sacar todo el dinero posible de la euforia por las películas de superhéroes: las cintas de este tipo sólo buscan entretener.

Es cierto, hay diversas formas de entretenimiento, pero la más básica se vive en todo el mundo para dar la bienvenida al año nuevo: luces, pirotecnia y explosiones. Y eso es “Liga de la Justicia“: mucho ruido y poca esencia.

Los fanáticos del universo DC son felices porque hay tal cantidad de referencias a las historias de los cómics en la aventura fílmica que por fin reúne a Superman, Batman, Mujer Maravilla, Flash y Aquaman que si los diálogos tienen el carisma de un cocodrilo durmiendo, no importa.

Sin embargo, también se trata de que nuevos públicos se sumen a esta ola, pero con resultados como el visto es difícil que los más exigentes se dejen conquistar, sobre todo cuando se cae en prácticas que creímos olvidadas tras tanto avance tecnológico: el abuso indiscriminado del CGI o las pantallas cromadas.

Por las prisas, desidia o falta de atención a los detalles, el filme transcurre con una pantalla verde detrás, quizás con la idea de evidenciar que estamos ante mera ficción y nomás. En las mismas frases de los protagonistas se desvela que estamos ante un producto que busca divertir a la audiencia, pero que cuenta con tantos huecos en su guión que a ratos se torna aburrida y aniñada.

Pero hay un motivo. A los adultos se nos vende la nostalgia, el recuerdo, momentos clásicos de las historietas que al fin se materializan en la pantalla grande, mientras que a los menores de edad se les conquista del modo más simple, con bromas bobaliconas y sin tantas ganas de romperles la cabeza. Así, el combo ganador en diversión parece garantizado, porque vamos realmente a comer palomitas, mismas que volveremos a comer con la familia en la comodidad del hogar cuando salga la versión casera.

Steppenwolf aparece como un villano infumable, lejos de esa mágica referencia de donde tomaron su nombre (El lobo estepario del escritor Herman Hesse) y lo mismo ocurre con los superhéroes que vemos en pantalla, porque los mejores momentos del filme son estos donde no están enfundados en sus trajes para salvar al mundo, se encuentran en esa convivencia entre comunes mientras se toman un trago o platican temas personales.

“Liga de la Justicia” está lejos del desastre que significó “Batman V Superman“, pero no es la gran aventura épica que nos prometieron y mucho menos un compendio de escenas sobresalientes, pese a la trascendencia de los héroes involucrados.

Zack Snyder tuvo tanta prisa en lograr la unión de los protagonistas que hay una inconexión evidente entre escenas y un ritmo acelerado que hace que los personajes secundarios se atropellen entre ellos, lo que a la postre desluce una batalla final que debería ser memorable y pasa igual que el resto de la cinta: sin pena ni gloria.

Pero bueno, al menos corrigieron a tiempo. “Mujer Maravilla” debe servir como referente para los futuros proyectos, pese a que no es el último gran filme de superhéroes. En el humor del corte final se nota la mano de Josh Whedon, un tono muy parecido al de “Avengers” y que funcionó muy bien porque Marvel lo fue construyendo poco a poco. Ahora toca a DC recorrer ese camino, que hasta ahora tiene más tropiezos que aciertos.

 

Justice League (2017)

Director: Zack Snyder.
Guión: Chris Terrio, Zack Snyder.
Reparto: Ben Affleck, Henry Cavill, Amy Adams, Gal Gadot, Jason Momoa, Ezra Miller, Ray Fisher, Diane Lane.
Fotografía: Fabian Wagner.
Edición: David Brenner, Martin Walsh, Richard Pearson.

Juárez Góngora

Es orgullosamente yucateco. Egresado de la licenciatura en Periodismo en un colegio de la tierra del panucho y el salbut. Le dio por conocer varias zonas del país hasta que se avecindó en la Ciudad de México, donde se dedica a hacer textos para el mundo del internet. Amante de la literatura, melómano, pero primordialmente cinéfilo, de niño repasó películas en formato Betacam una y otra vez, hasta que finalmente, un buen día, fue al cine y de ahí no pudo salir.

Twitter 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Categorías