El ISTMO mexicano seis meses después del terremoto

Hoy se cumplen seis meses del sismo del 7 de septiembre de 2017 que cimbró a todo el sureste del país, aunque una parte para muchos desconocida de Oaxaca, el Istmo, fue el más afectado.

Las imágenes de un Hotel derrumbado en Matías Romero y una bandera ondeante encima de escombros en Juchitán fueron las imágenes que nos hicieron caer en cuenta de la magnitud de destrucción con la que los istmeños se enfrentaban.

Hoy, a seis meses, y con un camino aún largo por recorrer hacia la reconstrucción, les presentamos el testimonio de un grupo de jóvenes poblanos que reaccionaron de manera inmediata, y, con lo que tenían a la mano y lo que recaudaron, se fueron al Istmo de Tehuantepec a dar ayuda oportuna y de primera mano en las primeras horas después del temblor.

¿De dónde sale la idea de ayudar después del sismo?
No la considero una idea, si no una respuesta ante la necesidad de hacer algo por quienes lo requieren, empatía podría llamarle.

¿Qué han llevado? ¿Qué es lo que más hace falta?
Comida, ropa, lonas, juguetes. Lo que más hace falta son materiales de construcción, maquinaria, mano de obra, personas que puedan coordinar.

¿A dónde lo llevan?
A casas colapsadas solamente. En los municipios de Juchitan, Ixtaltepec, Ixtepec, Santa María Xadani, Unión Hidalgo, Tehuantepec y Chicapa de Castro.

¿Cómo ven el ánimo de la población?
El ánimo es fuerte, pues ante una gran caida se ponen de pie para seguir adelante sin importar la edad. ves niños bañándose en la calle, personas de la tercera edad demoliendo sus casas para volver a edificar.

¿Qué ha pasado con la ayuda de Gobierno?
La ayuda existe pero no se entrega de forma regulada y equitativa, se distribuye por partidos políticos que buscan obtener el agrado de la población.

¿Cuánto tiempo más piensan continuar?
Se entregó ayuda durante los 2 meses siguientes.

¿Cuál es el aprendizaje que podemos recoger de esta experiencia como sociedad y en lo individual?
Como sociedad:
La gran mayoría de la gente no actúa por empatía, si no por moda. Pasa el periodo de éxtasis y la gente olvida que hay personas necesitadas. Hay que aprovechar ese lapso para reunir la mayor cantidad de ayuda de estas personas y así después poder administrarla.

En lo individual:
•Reunan grandes cantidades para aportar.
•Si tu ayuda, monetariamente es menor a lo que vas a gastar en transpotrarla, busca la forma de despositar a alguien que este allá o cerca y compre víveres
•El que maneje debe saber conducir vehiculos de carga.
•Identifica los víveres con mensajes positivos.
•No sobrecarguen un auto particular
•Van a un zona de desastre y hay peligros que ponen tu vida en riesgo
•No entren en casas o zonas sin chequeo de protección civil.
•Distribuyan en despensas funcionables.
•No se queden mucho tiempo en un mismo lugar la gente se viene encima y llega a ser violento.
•Busquen un lugar a donde llegar o quien los reciba.
•Si ya hay gente ayudando no estorbes y busca donde más puedes servir.
•De preferencia repartan la ayuda de mano en mano, los acopios de particulares y gobernamentales frecuentemente lucran con eso.
•Permanece en alerta
•Come, descansa lo necesario, si te sobrecargas tu ayuda será menor.
•No te separes de tu grupo y nunca te quedes sin batería o comunicación

Información y fotografías:
Juan Pablo Villanueva Gómez
Luis Gerardo García Bonilla

Gracias por su labor de ayuda en el Istmo de Tehuantepec

Soy el mero mero que le pone sabor a tus chilaquiles, el tamal de tu torta, la pasta de tu cepillo de dientes, la machaca de tu huevo, soy el gaio y cuando canto sale pura neta.
Lo que quiero decir es que soy la voz oficial de este lugar y espero lean mis palabras. Informo de todo un poco. Queremos verte diario por aquí.

Facebook Twitter 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Categorías