MX

Duarte, las telenovelas y el “sospechosismo”… el México de las conjeturas

A los mexicanos nos encanta el “sospechosismo“, las historias rebuscadas y de novela, es parte del drama nacional que tantos hermosos momentos nos ha dado: la educación que hemos recibido en el sufrir es parte de vivir.

Aún recuerdo los ojitos de Victoria Ruffo en sus mil personajes en horario vespertino echando lagrima a mil, más aún a Angélica Aragón sufriendo en silencio por lo que rico que era volver a amar a un hombre en la telenovela de los 90s Mirada de Mujer -cuando Epigmenio Ibarra hacía buenas historias-, sufría pero le gozaba, parte de nuestra dicotomía e identidad.

Pues bueno, algo así me da la historia cruel y emocionante de Javier Duarte, nuestro querido #JaviDu. El ahora ex amigo incómodo vive su propia novela.

Esta historia en vivo y a todo color debido a su complejidad, enredos e intereses, entre factores no menos importantes como la falta de credibilidad -con cierto desprecio– hacia las instituciones que integran el Estado Mexicano, pone más aún en tela de juicio lo que está viviendo el ex gobernador acusado de dejar en bancarrota a Veracruz.

Nuestro “sospechosismo” está activado al 100, tenemos una historia enfrente y la hacemos novelas con mil conjeturas en torno a los personajes, los tiempos, las señales y demás simbología que ponen más sabor a nuestro drama nacional.

¿Será entonces que nuestro gusto por la sangre escenificada nos permite colocar a Duarte como una víctima o un culpable? Duarte, el ahora villano por no saber cubrir sus excesos en el poder, es entonces ¿solo una pieza más del gusto por las historias pocos claras y rebuscadas? O ¿Estamos ante un invención más de nuestra historia nacional?

Ante las posibles opciones, solo nos queda esperar el desenlace de esta telenovela, en la que habrá un bueno, un malo y un vencedor, lo peor es que hoy en día cada vez es menos claro predecir el papel que ocuparemos como sociedad mexicana espectadora de las historias que se vuelven a contar. 

Oscar Mendoza

Comunicólogo de profesión. Chilango por nacimiento, yucateco por adopción y convencimiento. Interesado en temas sociales, justicia, derechos humanos, tendencias, moda, comida, música, arte y culturas. La política me apasiona y las rarezas me hacen perder la cabeza. Creo en el fin de mundo y espero el colapso zombie.

Twitter 

Comments

comments

Click to comment

Danos tu opinión!

Lo más popular

To Top
%d bloggers like this: