Cine

Cómo ser un Latin Lover y no explicar nada el intento

 

A nadie sorprende que Eugenio Derbez opte por dar continuidad a la fórmula que llevó a “No se aceptan devoluciones” a ser uno de los más grandes trancazos taquilleros de todos los tiempos. Era lo que se esperaba y más si al elenco sumas a otro ícono del “mexican american dream” como Salma Hayek.

Pero la unión de Hayek y Derbez sólo da para la anécdota, para el registro histórico, pues la relación endeble entre los hermanos que interpretan no ofrece un crecimiento y un cierre en donde alcanzan cierta madurez. De los tortillazos y los regaños no pasan.

“Cómo ser un Latin Lover” es un compendio de sketches, de esos que dieron fama y éxito a Derbez cuando hizo televisión en México. Desde luego que resultó novedoso en aquel entonces, en una pantalla chica que no usaba el doble sentido ni por error. Claro, la idea es conquistar al público estadounidense, concretamente al hispano, ávido de algo que le acerque a sus raíces, aunque sea una mala broma.

Una vez más estamos antes el hombre sin oficio ni beneficio que ha de encontrar a un menor necesitado de cariño y de una figura masculina que le guíe en su camino a la adolescencia. En este caso, encausarlo en las artes amatorias, en donde se supone que Máximo (Eugenio Derbez) es un experto, aunque nunca dice cómo serlo, pese a unos cuantos minutos en donde da algunos tips chatos.

“No se aceptan devoluciones” tenía al menos la dosis lacrimógena de todo melodrama que se respete, de cierto modo, aunque una churrada, sabía qué quería hacer en ese aspecto. Pero “Cómo ser un Latin Lover” en ningún momento toma un camino que le defina y va dando tumbos entre “pastelazos”, un filme al que hay que abordar con un humor muy necio y simplón para que realmente pueda entretener.

Pero no todo es culpa de Derbez, quien realmente no crea un nuevo personaje, sino que toma características de los ya conocidos para nutrir a Máximo: el defecto principal se encuentra en el guión, uno que se esfuerza tanto en ser chistoso que no lo consigue, con un exceso de personajes unidimensionales que para cuando llega el momento en el que se supone existe un cambio en ellos no lo crees.

Si bien, la sátira de Derbez es colorida y llena de nombres muy atractivos, todos ellos fungen como ornato en una cinta en donde quien realmente brilla es el joven Raphael Alejandro, un canadiense que derrocha carisma y a quien habrá que poner atención.

Quizá por eso Derbez buscó a alguien que hace televisión en Estados Unidos para encomendarle su película, el director Ken Marino: porque vemos en pantalla grande lo mismo que por años el comediante mexicano nos recetó, sólo que ahora extendido por hora y media y el resultado no es igual, porque se estira tanto el chicle que termina por romperse.

¡Ah! Y si había un intento por mostrar otro tipo de familia, las que abundan evidentemente en Estados Unidos -fuera de ese tradicional trío papá, mamá e hijos- también hay un esfuerzo a medias. “Cómo ser un Latin Lover” es una mezcla de personajes tipo llevados al extremo para causar gracia, pero que tristemente funcionan más como ejemplo de un modo errado de triunfar en tierra ajena. Y luego muchos se preguntarán porque no nos quieren ahí más que como turistas.

 

How to be a Latin Lover (2017)

Director: Ken Marino.
Guión: Chris Spain, Jon Zack.
Reparto: Eugenio Derbez, Salma Hayek, Rob Lowe, Kristen Bell, Raphael Alejandro, Raquel Welch.
Fotografía: John Bailey.
Edición: John Daigle.

 

 

Juárez Góngora

Es orgullosamente yucateco. Egresado de la licenciatura en Periodismo en un colegio de la tierra del panucho y el salbut. Le dio por conocer varias zonas del país hasta que se avecindó en la Ciudad de México, donde se dedica a hacer textos para el mundo del internet. Amante de la literatura, melómano, pero primordialmente cinéfilo, de niño repasó películas en formato Betacam una y otra vez, hasta que finalmente, un buen día, fue al cine y de ahí no pudo salir.

Twitter 

Comments

comments

Click to comment

Danos tu opinión!

Lo más popular

To Top
%d bloggers like this: