Amigos de armas: la guerra sí vende, la película no

Tras lo hecho por Adam McKary en “La gran apuesta” era lógico que varios realizadores intentaran hacer algo parecido: tomar un tema serio, dramático, para aderezarlo con pizcas de humor propias de un lenguaje cinematográfico que busque la comedia. “Amigos de armas” es el primero de esos intentos y el director Todd Phillips no sale muy bien librado en su primer propuesta.

“Amigos de armas” es pues el filme de buddies, el de los amigos, casi compadres, que no son para nada nobles ni heroicos; una vez más estamos ante la historia que muestra el ascenso al poder de un par de jóvenes que encontraron en el negocio de la compra-venta de armas una mina de oro.

amigosdearmas reseña juarezgongora288

El tema es añejo como la misma guerra. Quizás las nuevas generaciones, aquellos menos avispados, no sean todavía conscientes de la relación economía = guerra; dinero = armamento. Esa es la parte central de este filme que reúne a Miles Teller y a Jonah Hill, quienes en sus roles adoptan la personalidad que mejor les ha resultado en su carrera actoral: el primero interpreta el personaje más dramático de Phillips hasta la fecha y el segundo es el gordito bonachón que ve la vida como un camino lleno de excesos y sólo obedece a su ambigua moral.

Contrario a lo que ocurrió en “La gran apuesta”, donde los cambios de ritmos y las apariciones estelares sirvieron para hacer el tema menos pesado y accesible, en ésta son sólo chispazos para romper con un tópico por demás extremo: la guerra vende y no importan las bajas, ni siquiera los motivos: es un buen momento para hacer dinero.

amigosdearmas reseña juarezgongora28

No hay siquiera un trazo de quiénes son estos personajes. Sabemos que ambos son fracasados debido a sus propias decisiones y que necesitan, como muchas personas, dinero para sus planes a futuro, pero a lo largo de la cinta no nos vamos involucrando con ellos, se vuelven lejanos: es el retrato de un par de adolescentes que se volvieron millonarios por saber dónde lucrar pero la empatía hacia ellos nunca se crea.

No es que Phillips esté internándose en el terreno equivocado. Cierto, la trilogía de “Hangover” fue un trancazo taquillero y se pensaba que podría seguir por ese mismo camino, pero se entiende que quiera variar y probar otras aventuras fílmicas, aunque en este caso no termina por inclinar la balanza hacia uno u otro lado, no se compromete, se mantiene al margen de un tema complicado y el humor no alcanza para botarse de la risa.

Mientras transita por la sátira, “Amigos de armas” goza de cierto encanto, pero cuando nos adentramos al drama político el cineasta exhibe su falta de mano para crear tensión. El recurso que bien funcionó en “Hangover” aquí no luce porque ya se usó cuando se muestra que la suerte está del lado de los jóvenes mafiosos.

amigosdearmas reseña juarezgongora281_1280

Sin embargo, tampoco es la clásica comedia simple que abunda en Hollywood porque hay un trasfondo que pone bajo el reflector el peligro a los que se exponen quienes lucran con la guerra y la poca conciencia alrededor de ella cuando se trata de quienes buscan el beneficio monetario.

Pese a ello, no ofrece más que un vistazo superfluo de la corrupción y el oportunismo que se vivió en esos tiempos de guerra entre Afganistán, Irak y Estados Unidos. Al final, lo que importa es cómo estos sujetos pudieron hacerse de dinero con las legislaciones endebles del estado norteamericano.

Todavía más flojo: hay una narración en off del personaje de Teller, una que no ayuda en nada al relato y sí exhibe la falta de recursos de Phillips para armar sus anécdotas de un modo más complejo. La idea, pues, es hacer de ésta una historia más del tipo que está en riesgo porque se alía con un amigo que por sí mismo es un riesgo. Aún basada en un caso real, la venta no se concreta.

War Dogs (2016)

Director: Todd Phillips.
Guión: Stephen Chin, Todd Phillips, Jason Smilovic.
Protagonistas: Miles Teller, Jonah Hill, Ana de Armas.
Fotografía: Lawrence Sher.
Edición: Jeff Groth.

 

*Artículo publicado en Azteca Noticias.

Juárez Góngora

Es orgullosamente yucateco. Egresado de la licenciatura en Periodismo en un colegio de la tierra del panucho y el salbut. Le dio por conocer varias zonas del país hasta que se avecindó en la Ciudad de México, donde se dedica a hacer textos para el mundo del internet. Amante de la literatura, melómano, pero primordialmente cinéfilo, de niño repasó películas en formato Betacam una y otra vez, hasta que finalmente, un buen día, fue al cine y de ahí no pudo salir.

Twitter 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Categorías