Mundo

Adiós, Obama, hola, #Trump

 

 

Se va un presidente querido, respetado y seguido. Un líder que supo guiar por ocho años su país, sin dejar de lado el papel protagónico que su nación ha tenido en el mundo en la historia moderna. Concluyó su mandato y ahora qué se puede pensar sobre el futuro de su país, del mundo, de la estabilidad económica, política y social en un momento confrontado e hipercomunicado.
Qué pasará con la globalización que pareciera traer más problemas en el contexto actual, en las condiciones que vivimos, ante la desigualdad y desesperanza, ante la inestabilidad y la intolerancia. Por otro, es el inicio de una era, de un cambio de paradigma, el comienzo del post-neoliberalismo o sea un modelo igual pero proteccionista (vaya contradicción).
En esta nueva etapa ‘Estados Unidos será primera ante todo, ante todos‘ así lo ha dejado en claro el Presidente 45 de la unión americana en su discurso de toma de posesión.
Para él la culpa es de ‘los otros’, de aquellos a los que su país ayuda con alto costo, con claras líneas de sumisión, dependencia y miedo. Trump ha jurado ante los americanos protegerlos, ‘Make America great again’ sin titubear, primero estarán los americanos, para ellos los empleos, el dinero, los beneficios.
Las cartas para un nuevo orden mundial están echadas, ahora a esperar que las piezas se acomoden, que la incertidumbre en la que hemos estado viviendo se aclare para que en entre todos edifiquemos el México que merecemos.

 


Aquí el discurso completo de Trump:

Presidente del Tribunal Supremo Roberts, Presidente Carter, Presidente Clinton, Presidente Bush, Presidente Obama, compañeros estadounidenses, y gente del mundo, gracias. Nosotros, los ciudadanos de América, estamos ahora unidos en un gran esfuerzo nacional para reconstruir nuestro país y restaurar su promesa para todos nuestros pueblos. Juntos determinaremos el curso de América, y el mundo, por muchos, muchos años por venir. Nos enfrentaremos a retos. Nos enfrentaremos a las dificultades, pero vamos a hacer el trabajo. Cada cuatro años nos reunimos en estos pasos para llevar a cabo la transferencia ordenada y pacífica del poder, y estamos agradecidos al Presidente Obama ya la Primera Dama Michelle Obama por su graciosa ayuda durante esta transición. Han sido magníficos. Gracias.

La ceremonia de hoy, sin embargo, tiene un significado muy especial, porque hoy no estamos simplemente transfiriendo poder de una administración a otra, o de una parte a otra, pero estamos transfiriendo el poder de Washington, DC, y devolviéndole el pueblo . Durante demasiado tiempo, un pequeño grupo en la capital de nuestra nación ha cosechado las recompensas del gobierno mientras que la gente ha soportado el costo. Washington floreció, pero la gente no participó en su riqueza. Los políticos prosperaron, pero los trabajos se fueron y las fábricas cerraron. El establecimiento se protegió, pero no los ciudadanos de nuestro país. Sus victorias no han sido tus victorias. Sus triunfos no han sido sus triunfos, y mientras celebraron en la capital de nuestra nación, había poco que celebrar para las familias que luchan en toda nuestra tierra.

Eso cambió todo empezando aquí y ahora, porque este momento es tu momento. Te pertenece. Pertenece a todo el mundo reunido aquí hoy, y todo el mundo mirando, en toda América. Este es tu día. Esta es su celebración, y esto, los Estados Unidos de América, es su país.

Lo que realmente importa no es qué partido controla nuestro gobierno, sino si nuestro gobierno está controlado por el pueblo. El 20 de enero de 2017 será recordado como el día en que la gente volvió a ser los gobernantes de esta nación. Los olvidados hombres y mujeres de nuestro país ya no serán olvidados. Todo el mundo te está escuchando ahora. Usted llegó por decenas de millones para formar parte de un movimiento histórico, como el que el mundo nunca ha visto antes.

En el centro de este movimiento es una convicción crucial, que existe una nación para servir a sus ciudadanos. Los estadounidenses quieren grandes escuelas para sus hijos, vecindarios seguros para sus familias y buenos trabajos para ellos mismos. Estas son demandas justas y razonables de gente justa y un público justo, pero para demasiados de nuestros ciudadanos una realidad diferente existe. Las madres y los niños atrapados en la pobreza de nuestras ciudades, las fábricas esparcidas como lápidas en el paisaje de nuestra nación, un sistema educativo lleno de dinero, pero que deja a nuestros jóvenes y hermosos estudiantes privados de todo conocimiento y crimen. Pandillas y las drogas que han robado demasiadas vidas y han robado a nuestro país tantas potencialidades no realizadas. Esta carnicería estadounidense se detiene justo aquí y se detiene ahora mismo.

Somos una nación, y su dolor es nuestro dolor. Sus sueños son nuestros sueños, y su éxito será nuestro éxito. Compartimos un corazón, un hogar y un destino glorioso. El juramento de oficio que tomo hoy es un juramento de lealtad a todos los estadounidenses. Durante muchas décadas, hemos enriquecido la industria extranjera a expensas de la industria estadounidense, hemos subvencionado a los ejércitos de otros países, al tiempo que permitimos el triste agotamiento de nuestras fuerzas armadas. Hemos defendido las fronteras de otras naciones al tiempo que nos negamos a defender las nuestras. Y gastó billones y billones de dólares en el extranjero, mientras que la infraestructura de Estados Unidos ha caído en desuso y decadencia. Hemos hecho ricos a otros países mientras la riqueza, la fuerza y ​​la confianza de nuestro país se han disipado en el horizonte. Uno por uno, las fábricas se estremecieron y abandonaron nuestras costas, sin siquiera pensar en los millones y millones de trabajadores estadounidenses que quedaron atrás. La riqueza de nuestra clase media ha sido arrancada de sus hogares y luego redistribuida por todo el mundo, pero eso es el pasado, y ahora estamos mirando sólo hacia el futuro.

Hoy estamos reunidos para emitir un nuevo decreto para ser escuchado en todas las ciudades, en todas las capitales extranjeras y en todas las salas de poder, a partir de este día, una nueva visión gobernará nuestra tierra, a partir de este día, va a ser Sólo América primero. América primero. Toda decisión sobre el comercio,

Los impuestos, la inmigración, los asuntos exteriores se harán en beneficio de los trabajadores estadounidenses y de las familias estadounidenses. Debemos proteger nuestras fronteras de los estragos de otros países que fabrican nuestros productos, robando nuestras empresas y destruyendo nuestros trabajos. La protección conducirá a una gran prosperidad y fortaleza. Lucharé por ti con cada respiración en mi cuerpo, y nunca, nunca te defraudaré. América comenzará a ganar de nuevo, ganando como nunca antes. Devolveremos nuestros trabajos. Recuperaremos nuestras fronteras.

 Devolveremos nuestra riqueza, y traeremos de vuelta nuestros sueños. Vamos a construir nuevas carreteras y autopistas y puentes y aeropuertos y túneles y ferrocarriles, a través de toda nuestra maravillosa nación. Sacaremos a nuestra gente del bienestar y volveremos a trabajar, reconstruyendo nuestro país con manos americanas y trabajo americano. Seguiremos dos reglas simples: comprar American, y contratar a American.

Buscaremos amistad y buena voluntad con las naciones del mundo, pero lo hacemos con el entendimiento de que es el derecho de todas las naciones a poner

Sus propios intereses primero. No pretendemos imponer nuestro modo de vida a nadie, sino que lo dejemos brillar como ejemplo, brillaremos para que todos lo sigan. Reforzaremos antiguas alianzas y formaremos nuevas, y noche el mundo civilizado contra el terrorismo radical islámico, que erradicaremos completamente de la faz de la Tierra. En la base de nuestra política será una lealtad total a los Estados Unidos de América, y por nuestra lealtad a nuestro país, vamos a redescubrir nuestra lealtad a los demás. Cuando abre su corazón al patriotismo, no hay lugar para los prejuicios.

La Biblia nos dice, lo bueno y agradable que es cuando la gente de Dios viven juntos en la unidad. Debemos hablar nuestras mentes abiertamente, debatir nuestros desacuerdos honestamente, pero siempre perseguir la solidaridad. Cuando Estados Unidos está unido, Estados Unidos es totalmente imparable. No debe haber miedo. Estamos protegidos, y siempre estaremos protegidos. Seremos protegidos por los grandes hombres y mujeres de nuestro ejército y la policía. Y lo más importante, estaremos protegidos por dios.

Finalmente, debemos pensar en grande y soñar aún más. En América, entendemos que una nación sólo está viviendo mientras se esfuerza. Ya no aceptaremos a los políticos que son todos hablar y no actuar, quejándose constantemente pero nunca haciendo nada al respecto. El tiempo para charlas vacías ha terminado. Ahora llega la hora de la acción. No permita que nadie le diga que no se puede hacer. Ningún desafío puede igualar el corazón, la lucha y el espíritu de América.

No fallaremos. Nuestro país prosperará y prosperará nuevamente. Estamos en el nacimiento de un nuevo milenio, listo para desbloquear los misterios del espacio, para liberar a la Tierra de las miserias de la enfermedad y para aprovechar las industrias y tecnologías del mañana. El nuevo orgullo nacional agitará nuestras almas, elevará nuestras miradas y sanará nuestras divisiones. Es hora de recordar esa vieja sabiduría que nuestros soldados nunca olvidarán, que si somos negros, marrones o blancos, todos sangramos la misma sangre roja de los patriotas. Todos disfrutamos de las mismas libertades gloriosas, y todos saludamos la misma gran bandera americana.

Y si un niño nace en la expansión urbana de Detroit o en las llanuras azotadas por el viento de Nebraska, miran hacia el mismo cielo nocturno, llenan su corazón con los mismos sueños y están infundidos con el aliento de vida por el mismo Todopoderoso creador. Así que a todos los estadounidenses, en todas las ciudades cercanas y lejanas, pequeñas y grandes, de montaña a montaña, de océano a océano, escuchen estas palabras. Usted nunca será ignorado de nuevo. Tu voz, tus esperanzas y tus sueños definirán nuestro destino americano, y tu valentía y bondad y amor nos guiarán por siempre en el camino.

Juntos, haremos a América fuerte otra vez. Haremos a América rico otra vez. Haremos que Estados Unidos se sienta orgulloso cuando lo haga. Haremos a América segura otra vez, y sí, juntos haremos a América grande otra vez. Gracias. Dios te bendiga. Y que Dios bendiga a América. Gracias.


Chief Justice Roberts, President Carter, President Clinton, President bush, President Obama, fellow Americans, and people of the world, thank you. We the citizens of America are now joined in a great national effort to rebuild our country and restore its promise for all of our people. Together we will determine the course of America, and the world, for many, many years to come. We will face challenges. We will confront hardships, but we will get the job done. Every four years, we gather on these steps to carry out the orderly and peaceful transfer of power, and we are grateful to President Obama and First Lady Michelle Obama for their gracious aid throughout this transition. They have been magnificent. Thank you.Today’s ceremony, however, has very special meaning, because today we are not merely transferring power from one administration to another, or from one party to another, but we are transferring power from Washington, D.C., and giving it back to you, the people. For too long, a small group in our nation’s capitol has reaped the rewards of government while the people have borne the cost. Washington flourished, but the people did not share in its wealth. Politicians prospered, but the jobs left, and the factories closed. The establishment protected itself, but not the citizens of our country. Their victories have not been your victories. Their triumphs have not been your triumphs, and while they celebrated in our nation’s capitol, there was little to celebrate for struggling families all across our land.That all changed starting right here and right now, because this moment is your moment. It belongs to you. It belongs to everyone gathered here today, and everyone watching, all across America. This is your day. This is your celebration, and this, the United States of America, is your country.What truly matters is not which party controls our government, but whether our government is controlled by the people. January 20th, 2017 will be remembered as the day the people became the rulers of this nation again. The forgotten men and women of our country will be forgotten no longer. Everyone is listening to you now. You came by the tens of millions to become part of a historic movement, the likes of which the world has never seen before.At the center of this movement is a crucial conviction, that a nation exists to serve its citizens. Americans want great schools for their children, safe neighborhoods for their families, and good jobs for themselves. These are just and reasonable demands of righteous people and a righteous public, but for too many of our citizens a different reality exists. Mothers and children trapped in poverty in our inner cities, rusted out factories scattered like tombstones across the landscape of our nation, an education system flush with cash, but which leaves our young and beautiful students deprived of all knowledge, and the crime, and the gangs, and the drugs that have stolen too many lives and robbed our country of so much unrealized potential. This American carnage stops right here and stops right now.We are one nation, and their pain is our pain. Their dreams are our dreams, and their success will be our success. We share one heart, one home, and one glorious destiny. The oath of office I take today is an oath of allegiance to all Americans. For many decades, we’ve enriched foreign industry at the expense of American industry, subsidized the armies of other countries, while allowing for the very sad depletion of our military. We’ve defended other nations’ borders while refusing to defend our own. And spent trillions and trillions of dollars overseas while America’s infrastructure has fallen into disrepair and decay. We’ve made other countries rich while the wealth, strength and confidence of our country has dissipated over the horizon. One by one, the factories shuddered and left our shores, with not even a thought about the millions and millions of American workers that were left behind. The wealth of our middle class has been ripped from their homes and then redistributed all across the world, but that is the past, and now we are looking only to the future.We are assembled here today issuing a new decree to be heard in every city, in every foreign capital, and in every hall of power, from this day forward, a new vision will govern our land, from this day forward, it’s going to be only America first. America first. Every decision on trade, ontaxes, on immigration, on foreign affairs will be made to benefit American workers and American families. We must protect our borders from the ravages of other countries making our products, stealing our companies, and destroying our jobs. Protection will lead to great prosperity and strength. I will fight for you with every breath in my body, and I will never, ever let you down. America will start winning again, winning like never before.We will bring back our jobs. We will bring back our borders.We will bring back our wealth, and we will bring back our dreams. We will build new roads and highways and bridges and airports and tunnels, and railways, all across our wonderful nation. We will get our people off of welfare and back to work, rebuilding our country with American hands and American labor. We will follow two simple rules — buy American, and hire American.We will seek friendship and goodwill with the nations of the world, but we do so with the understanding that it is the right of all nations to puttheir own interests first. We do not seek to impose our way of life on anyone, but rather to let it shine as an example, we will shine for everyone to follow. We will reinforce old alliances and form new ones, and you night the civilized world against radical islamic terrorism, which we will eradicate completely from the face of the Earth. At the bedrock of our politics will be a total allegiance to the United States of America, and through our loyalty to our country, we will rediscover our loyalty to each other. When you open your heart to patriotism, there is no room for prejudice.The bible tells us, how good and pleasant it is when god’s people live together in unity. We must speak our minds openly, debate our disagreements honestly, but always pursue solidarity. When America is united, America is totally unstoppable. There should be no fear. We are protected, and we will always be protected. We will be protected by the great men and women of our military and law enforcement. And most importantly, we will be protected by god.Finally, we must think big and dream even bigger. In America, we understand that a nation is only living as long as it is striving. We will no longer accept politicians who are all talk and no action, constantly complaining but never doing anything about it.The time for empty talk is over. Now arrives the hour of action. Do not allow anyone to tell you that it cannot be done. No challenge can match the heart and fight and spirit of America.We will not fail. Our country will thrive and prosper again. We stand at the birth of a new millennium, ready to unlock the mysteries of space, to free the Earth from the miseries of disease, and to harness the ies industries and technologies of tomorrow. New national pride will stir our souls, lift our sights, and heal our divisions. It’s time to remember that old wisdom our soldiers will never forget, that whether we are black, or brown, or white, we all bleed the same red blood of patriots. We all enjoy the same glorious freedoms, and we all salute the same great American flag.And whether a child is born in the urban sprawl of Detroit or the windswept plains of Nebraska, they look up at the same night sky, they fill their heart with the same dreams, and they are infused with the breath of life by the same almighty creator. So to all Americans, in every city near and far, small and large, from mountain to mountain, from ocean to ocean, hear these words. You will never be ignored again. Your voice, your hopes, and your dreams will define our American destiny, and your courage and goodness and love will forever guide us along the way.Together, we will make America strong again. We will make America wealthy again. We will make America proud when it. We will make America safe again, and yes, together we will make America great again. Thank you. God bless you. And god bless America. Thank you.

Oscar Mendoza

Comunicólogo de profesión. Chilango por nacimiento, yucateco por adopción y convencimiento. Interesado en temas sociales, justicia, derechos humanos, tendencias, moda, comida, música, arte y culturas. La política me apasiona y las rarezas me hacen perder la cabeza. Creo en el fin de mundo y espero el colapso zombie.

Twitter 

Comments

comments

Click to comment

Danos tu opinión!

Lo más popular

To Top
%d bloggers like this: