Arte / Diseño

1167 muñecas en homenaje y por ayudar

Con el objetivo de vender 1167 muñecas de trapo hechas a mano por artesanas de comunidades indígenas de Chiapas y con vestidos elaborados por manos tarahumaras, Eduardo Montoya, catedrático de la Facultad de Derecho de la UNAM, impulsa junto a su esposa y amigos la venta de “Morenita Victoria” una especie de homenaje para recordar a su hija que falleció hace unos meses y cuyo último objeto en sus manos fue una de estas figuras.

Las muñecas son elaboradas en comunidades de los Altos de Chiapas y son conocidas originalmente con el nombre de Pascualas; se pueden encontrar en el mercado de San Cristóbal de la Casas, fue precisamente ahí donde a una conocida de Eduardo se le ocurrió la idea de apoyar en la comercialización en vinculación directa con las mujeres que las producen, pero bajo el nombre de “Morenita mía”. El objetivo era incrementar las ventas y que el recurso regrese directamente a las comunidades fabricantes.

Morenitas 4

Una “morenita” fue el último juguete que tuvo Victoria en sus manos, la hija de tres años y medio de Eduardo Montoya que falleció en meses recientes, fue a partir del lamentable acontecimiento que se generó esta versión del proyecto con el fin de colocar 1167 muñecas (número que responde a los días que vivió la menor) con el nombre de la niña a manera de homenaje. La característica de esta versión es el vestido rosa que se elabora en la sierra Tarahumara y envía en la Ciudad de México, en donde los padres junto con sus amigos visten, preparan y etiquetan con un número que las identifica dentro de la serie, además asegura su origen y recuerda la causa, las piezas son hechas a mano y son únicas.

La forma en la que se adquieren es por medio de la página de internet Morenita Mía, el solicitante se inscribe en una lista de espera con un aproximado de dos meses para recibir a su Victoria (en promedio se elaboran 25 piezas a la semana), el pago es a contra entrega. Una “morenita” cuesta 600 pesos, este precio aplica también para la versión Victoria y se pueden enviar a cualquier parte de la república o el mundo (para este caso se tiene que hacer una logística especial de entrega por medio de conocidos o contactos que viajen y acepten llevar el encargo, esto con el fin de no impactar en el precio de la muñeca). Todo el dinero se envía directamente a las comunidades que las producen, ya que se requiere del recurso para continuar la confección de más Pascualas o “Morenitas mías”.

La historia completa y con más detalles en:

Dudas, informes o para realizar algún pedido al correo: amontoyal@derecho.unam.mx

Oscar Mendoza

Comunicólogo de profesión. Chilango por nacimiento, yucateco por adopción y convencimiento. Interesado en temas sociales, justicia, derechos humanos, tendencias, moda, comida, música, arte y culturas. La política me apasiona y las rarezas me hacen perder la cabeza. Creo en el fin de mundo y espero el colapso zombie.

Twitter 

Comments

comments

2 Comments

2 Comments

  1. marua

    diciembre 11, 2015 at 9:05 pm

    Muchísima gracias por la difusión del proyecto, soy la amiga de Eduardo que creó Morenita Mía, gracias!!!

Danos tu opinión!

Lo más popular

To Top
%d bloggers like this: