Imagen: IMDB.

“Ya no me siento a gusto en este mundo”, así que me burlo de él

 

Sin llegar a los niveles intelectualoides de las producciones ligadas al teatro del absurdo, “Ya no me siento a gusto en este mundo” es de esas comedias a las que no puedes evitar mirar con rareza y que provoca la sonrisa genuina ante lo ridículo de las situaciones que vivimos como una sociedad en decadencia.

Y es que los personajes son excéntricos pero inmersos dentro de la cotidianeidad de la capa baja estadounidese, que llega a casa a tomarse una cerveza despúes de un día de trabajo y que no aspira a más que una vida alejada de sobresaltos.

Esas situaciones fuera de lo normal son las que ocasiona Melanie Lynskey, en su papel de Ruth, al tratar de encontrar a los tipos que le robaron la platería que le regaló su abuela. Cansada de seguir las reglas y de que los demás las pisoteen, involucra a su vecino en su cruzada y desata un encuentro de personajes alocados.

El gran logro de Macon Balir en su debut cinematográfico es que permite a sus actores extenderse en la parodia. Si bien todos son chistosos, muchas escenas se quedan a medias, dando sólo chispazos de una exquisita comedia negra, pero contenida.

Pensar en Elijah Wood como un vigilante que habrá de frenar a una banda de delincuentes suena igual de fantástico que el viaje que realizara años atrás encarnando a Frodo en “El señor de los anillos”. Pero eso es lo rico de “Ya no me siento a gusto en este mundo”: los personajes tipo rompen los cánones y ocasionan escenas chuscas y violentas al mismo tiempo.

Y para colorear tenemos sangre circulando a ratos sin llegar a los baños gore, en un trabajo que se asemeja al tono de grandes burlones como los hermanos Coen y Tarantino. Pero, no se trata de una copia, Blair tiene su propio estilo, uno que habrá de pulir para presentar filmes más ricos en situaciones.

Curioso que una enfermera lidere una comedia enfermiza, y que un chico sin amigos y solitario sea el sidekick de una mujer que decide hacer justicia por mano propia. “Ya no me siento a gusto en este mundo” es de esos productos que Netflix necesita para ir ganando de a poco la batalla cinematográfica que no ha podido conquistar como dueño de filmes exclusivos de calidad.

Por lo pronto, la cinta se queda entre la propuesta ácida y el thriller policiaco, haciendo de la mezcla una propuesta disfrutable y de los más entretenido del año en ese apartado que gustan de llamar cine indie.

 

I don’t feel like home in this world anymore (2017)

Dirección y guión: Macon Balir.
Reparto: Melanie Linskey, Elijah Wood, Devon Graye, David Yow, Jana Lee Hamblin.
Fotografía: Larkin Seiple.
Edición: Tomas Vengris.

Juárez Góngora

Es orgullosamente yucateco. Egresado de la licenciatura en Periodismo en un colegio de la tierra del panucho y el salbut. Le dio por conocer varias zonas del país hasta que se avecindó en la Ciudad de México, donde se dedica a hacer textos para el mundo del internet. Amante de la literatura, melómano, pero primordialmente cinéfilo, de niño repasó películas en formato Betacam una y otra vez, hasta que finalmente, un buen día, fue al cine y de ahí no pudo salir.

Twitter 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Categorías