Ponle play: nuevos discos de Capo, David Bowie y Great Good Fine Ok

 

Great Good Fine Ok

El dúo de synthpop de Brooklyn se clava en los 80 con todo, hasta en el asunto meloso, porque su nuevo disco es un derroche de miel en todos los sentidos, desde las letras hasta las melodías con esa aura de discoteca.

Hay muchísimo amor en el álbum, tanto que resulta empalagoso pese al esfuerzo en musical por presentar piezas en apariencia diversas.

Pop que quiere parecer muy antiguo.

 

David Bowie

La “colita” del “Blackstar”. El extinto camaleón grabó unas tres últimas piezas que se sumaron a “Lazarus” para darle continuidad a la despedida que dejó en 2016.

Definitivamente no tiene las canciones más brillantes, sino se hubiera incluido en el último LP lanzado por el británico. Sin embargo, la continuación del legado mantiene todo ese jazz con el que quiso decir adiós, además de que son composiciones que estaban planeadas para formar parte del musical “Lazarus”.

Un EP que busca celebrar la mente de un gran compositor y que representa el cierre del cierre. Hubiera sido, seguramente, un feliz cumpleaños número 70.

 

Capo

Si algo tienen estos chilangos es que no van tras de ningún género, lo que ha dejado de ser una tendencia para convertirse en una carta de presentación de las bandas que recién comienzan, a fin de explorar muchas vertientes musicales. Pero en “Navegantes” vemos mucho de todo y termina siendo un disco demasiado largo pese a que son pocas 11 tracks.

El sonido melódico de sus primeros dos trabajos sigue ahí, no así las letras. Porque sigue presente ese canto al desamor, pero ya hay más variados temas y de un modo más inteligente.

A comienzos del año, ya hay un primer disco cantado en español que va para de lo mejor que se presentará en este 2017.

Juárez Góngora

Es orgullosamente yucateco. Egresado de la licenciatura en Periodismo en un colegio de la tierra del panucho y el salbut. Le dio por conocer varias zonas del país hasta que se avecindó en la Ciudad de México, donde se dedica a hacer textos para el mundo del internet. Amante de la literatura, melómano, pero primordialmente cinéfilo, de niño repasó películas en formato Betacam una y otra vez, hasta que finalmente, un buen día, fue al cine y de ahí no pudo salir.

Twitter 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Categorías