Imagen: La Vanguardia.

Ponle play: discos nuevos de Wet, Ariana Grande y Current Joys

Ponle play

 

Wet

El segundo LP del grupo neoyorkino está lejos de ser la bomba que pensamos sería tras los elogios a su debut, pero sí entregan un rock melódico con pasajes de enorme fuerza, con un demoledora carga sentimental y piezas más cercanas al sentimentalismo del blues.

Las experiencias vividas tras esos dos años entre disco y disco se imaginan pesadas para Kelly Zutrau, letrista que se desgarra a lo largo de este álbum. El resultado es delicado y reflexivo, una especie de despedida que no suena contundente porque hay una suerte de resistencia a decir adiós.

 

Ariana Grande

A veces ocurre que los sencillos promocionales de un disco son más poderosos que el álbum mismo. Eso es lo que ocurrió con el regreso de la oriunda de Boca Ratón. Se trata de dos temas que no representan para nada a un trabajo que de tan diverso termina perdiéndose en buenas intenciones y con una intérprete que intenta explorar nuevos territorios sin atreverse a ser del todo distinta.

La mujer tiene capacidades para explotar otros géneros, pero prefiere hacer mucho con poco y termina minimizando sus alcances, favoreciendo la simplicidad y, por tanto, ofreciendo un LP con tres o cuatro canciones memorables, mientras que el resto es sólo eso: resto.

 

Current Joys

Entre la tranquilidad y la tormenta. Con una voz quebrada permanente, Nicholas Rattigan luce sus habilidades como periodista y abrevia los dolores para convertirlos en pasajes suaves, donde no hay espacio para el lamento, sino una oportunidad para que un hombre se sincere y exponga con atmósferas envolventes lo que tiene en su mente.

La idea, a todas luces, es acompañar a esas cuerdas que construyen fragmentos melancólicos, mismos que enmarcan una sentida confesión y un canto a una existencia nueva o lo que sea que se venga después de ese autoanálisis.

 

Juárez Góngora

Es orgullosamente yucateco. Egresado de la licenciatura en Periodismo en un colegio de la tierra del panucho y el salbut. Le dio por conocer varias zonas del país hasta que se avecindó en la Ciudad de México, donde se dedica a hacer textos para el mundo del internet. Amante de la literatura, melómano, pero primordialmente cinéfilo, de niño repasó películas en formato Betacam una y otra vez, hasta que finalmente, un buen día, fue al cine y de ahí no pudo salir.

Twitter 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Categorías