Imagen: El Periódico.

Ponle play: discos nuevos de Rosalía, The Smashing Pumpkins y Mumford & Sons

Ponle play

 

Rosalía

No es que el flamenco haya recibido un tratamiento que no haya tenido antes. Tampoco es nuevo un disco conceptual “aflamencado”. Lo que tiene el álbum más reciente de la española es una explotación pensada y precisa del espíritu más puro del género.

Sabemos que estos cantos prolongados y adoloridos son precisamente para regodearse en la tristeza, una que normalmente expone al culpable y exalta el sufrir de la víctima. El Gincho y la catalana hacen una historia completa con 11 tracks convertidos en capítulos que explican el comienzo de la relación y el dolido desenlace, ahora sin echarle la culpa por completo al sujeto que traiciona al amor, sino dando muestra de que sus actos son naturales como cualquier otra novela de amor que acaba.

Estamos más ante la banda sonora de una representación teatral y los modos en que la mujer le canta a ese amor dañino son realmente desgarradores, y para comulgar con la gran audiencia, los llena de destellos pop para hacer la experiencia extraña pero muy, muy gratificante.

 

The Smashing Pumpkins

El regreso de Corgan y sus muchachos es tan dispar como colorido, porque encontramos todos los tonos y melodías que han intentado a lo largo de sus carrera, pero la misma inconsistencia que exhibieron cuando la agrupación se resquebrajo en su momento de mayor gloria.

Como remembranza es atractivo, porque nos remite a aquellos éxitos que coreamos y abrazamos como himnos, desde los más rudos, pasando por los experimentales y las canciones tiernas que nos hicieron pensar que pese a todo, siempre podemos estar bien. Pero no son esas rolas de antes, son intentos de conectar con nuestros recuerdos y estas invenciones no dan para incluirse en un top de canciones de las “calabazas”. Aún así, el EP es un gran ejercicio para quitarse el polvo y augurar que lo que sea que traigan ahora que la banda ha decidido volver a sus orígenes puede ser demoledor.

 

Mumford & Sons

Otro disco sobre el dolor, sólo que éste se centra en lo difícil que es volver a casa después de una prolongada ausencia por los motivos que sean. Al final, estar en otro sitio ajeno a la supuesta comodidad del hogar siempre cambia la perspectiva, ya sea por las diversiones, excesos o carencias. Reencontrarse con espacios y personas siempre viene cargado de diferentes emociones, y eso es lo que intenta explicar los británicos.

El folk “coqueto” y “buena ondita” persiste, pero ahora para abrazar reflexiones sobre lo que pasa al toparnos de frente con escenarios conocidos para darnos cuenta de que hemos cambiado. Este tributo a la nostalgia no es del todo encantador, pero sí logra enmarcarnos en una atmósfera que, dependiendo de estados de ánimo, pueden ser demoledoras.

 

Juárez Góngora

Es orgullosamente yucateco. Egresado de la licenciatura en Periodismo en un colegio de la tierra del panucho y el salbut. Le dio por conocer varias zonas del país hasta que se avecindó en la Ciudad de México, donde se dedica a hacer textos para el mundo del internet. Amante de la literatura, melómano, pero primordialmente cinéfilo, de niño repasó películas en formato Betacam una y otra vez, hasta que finalmente, un buen día, fue al cine y de ahí no pudo salir.

Twitter 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Categorías