Imagen: NME.

Ponle play: discos nuevos de Parcels, Cypress Hill y Rubio

Ponle play

 

Parcels

Con un sonido muy de los 70, la banda australiana demuestra con fuerza porqué llamaron la atención de Daft Punk, y aunque no hay robots ni sintetizadores en exceso en este debut en largo, si aparecen guitarras y atmósferas que buscan conectar con el espíritu, tal como proponía el rock psicodélico de ese entonces.

De la canción bonita, al trancazo astral, los avecindados en Berlín pisan con pie seguro en la escena, sin establecer del todo un sonido único, pero sí un aire experimental que parece va a proponer notas bastante agradables.

 

Cypress Hill

Pues qué bueno que volvieron tras 8 años de no sacar música nueva, pero el retorno suena más a ociosidad que a un intento real por aparecer con un discurso nuevo. Es más, llegan con muchas ganas de satisfacer a los fanáticos, tanto que las piezas parecen tomadas de sus primeros discos y aderezadas con muchos sonidos simpáticos.

Pero, como en este tipo de casos el viaje es lo que más “pega”, imaginar a esos paquidermos que dan nombre al disco balaceándose por el aire son sin duda un buen pretexto para pasar un buen rato, sin que esa sea la intención total de los angelinos.

 

Rubio

Chile no deja de sorprendernos y si no es de un modo, estos latinos lo hacen del otro, como Fran Straube, quien lleva un rato encantando a los fans de Miss Garrison, pero que decidió empezar con un proyecto solista que llegó de modo “fortuito”: a través de internet.

Un toque de misterio envuelve las composiciones que ofrece Straube en su primer largo, uno que suena a un viaje al interior de la cantautora, que igual se permite desahogar penas y de paso coquetear con la nostalgia.

Un piano discreto sirve como base para esta aventura que a ratos sufre por falta de “color”, pero que alcanza momentos muy íntimos cuando la chilena alcanza minutos de enorme espiritualidad.

 

Juárez Góngora

Es orgullosamente yucateco. Egresado de la licenciatura en Periodismo en un colegio de la tierra del panucho y el salbut. Le dio por conocer varias zonas del país hasta que se avecindó en la Ciudad de México, donde se dedica a hacer textos para el mundo del internet. Amante de la literatura, melómano, pero primordialmente cinéfilo, de niño repasó películas en formato Betacam una y otra vez, hasta que finalmente, un buen día, fue al cine y de ahí no pudo salir.

Twitter 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Categorías