Fotos: Juárez Góngora.

Fuimos héroes: las debilidades del “sexo fuerte”

En México, y en Latinoamérica, crecemos con la idea insana de que el hombre debe ser siempre fuerte. En lo emocional, lo físico, en todos los aspectos de la vida. Incluso en la intimidad, con los amigos, los cercanos, no nos damos oportunidad de mostrarnos frágiles porque si no “qué dirán de nosotros”. La puesta en escena “Fuimos héroes” pone esta falacia sobre la mesa para cuestionarnos esta falta de sensiblidad y, de paso, reírnos a carcajadas.

Mauricio Isaac, Tizoc Arroyo y Leonardo Ortizgris encarnan a este trío de amigos que se resiste a entender que el machismo es una monserga, que su práctica ha causado un enorme daño a una sociedad que no supo, durante años, reconocer la igualdad de los sexos.

Sus planes de vida se van trastocando minuto a minuto cuando entre diálogos y disertaciones descubren que sus acciones no los llevaron a ese escenario idílico en el que la vida del hombre se resolvía al convertirse en padre, esposo, proveedor y buen amigo.

Lo interesante de este montaje es el juego de supuestos que se van proponiendo a lo largo de charlas y confrontaciones, porque los “hubieras” son maravillosos como cuentos de hadas, pero un lastre si lo que se necesita es actuar. Por eso el último acto de la obra es tan engañoso como doloroso.

“Fuimos héroes” es un choque contra el espejo, una bofetada de realidad que sirve para reírnos, y mucho, de las ideas añejas y las “recetas” para ser feliz, de la necesidad de cubrir de modo intachable la etiqueta que nos vendieron.

Estará en el Teatro La Gruta del Centro Cultural Helénico del 3 de febrero al 24 de marzo, los viernes, sábados y domingos, en funciones de 18:00 y 20:00 horas.

Juárez Góngora

Es orgullosamente yucateco. Egresado de la licenciatura en Periodismo en un colegio de la tierra del panucho y el salbut. Le dio por conocer varias zonas del país hasta que se avecindó en la Ciudad de México, donde se dedica a hacer textos para el mundo del internet. Amante de la literatura, melómano, pero primordialmente cinéfilo, de niño repasó películas en formato Betacam una y otra vez, hasta que finalmente, un buen día, fue al cine y de ahí no pudo salir.

Twitter 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Categorías