Esos discos de 2018 que debiste escuchar: español

 

Ha llegado ese momento del año en que hacemos un recuento de lo mejor que ha ocurrido en materia de entretenimiento y cultura. En el aspecto musical, decenas de discos aparecieron semanas tras semana para cubrir todos los gustos, pero sólo algunos destacaron por su calidad independientemente del género.

Desde luego, los que mencionamos en estos listados no sólo pueden presumir una nutrida propuesta melódica y rítmica, sino también letras inteligentes y acordes a los tiempos que vivimos, dejando de lado la superficialidad y la rima sencilla.

De último, pero no por eso menos importante, hacemos el recuento de los álbumes de intérpretes hispano hablantes que nos emocionaron hasta el tuétano este 2018.

 

Axolotes Mexicanos

Los españoles realizan fusiones que van del j-pop al punk sin perder el estilo dulce con el que se dieron a conocer.

No pueden faltar los temas de relaciones de pareja que no funcionan, pero también aprovechan para cantarle a la inseguridad adolescente, la interacción virtual tan propia de estas generaciones y hasta el hartazgo ocasionado por influencers y youtubers que moldean la personalidad de tantos jóvenes.

Con encantadores armonías y arpegios enfrentan una lucha melódica contra los novios desubicados, la vocación de un asesino en serie y hasta el conflicto eternos cuando a las chicas no les viene la regla y por unos días todo es un caos.

 

Rosalía

No es que el flamenco haya recibido un tratamiento que no haya tenido antes. Tampoco es nuevo un disco conceptual “aflamencado”. Lo que tiene el álbum más reciente de la española es una explotación pensada y precisa del espíritu más puro del género.

Sabemos que estos cantos prolongados y adoloridos son precisamente para regodearse en la tristeza, una que normalmente expone al culpable y exalta el sufrir de la víctima. El Gincho y la catalana hacen una historia completa con 11 tracks convertidos en capítulos que explican el comienzo de la relación y el dolido desenlace, ahora sin echarle la culpa por completo al sujeto que traiciona al amor, sino dando muestra de que sus actos son naturales como cualquier otra novela de amor que acaba.

Estamos más ante la banda sonora de una representación teatral y los modos en que la mujer le canta a ese amor dañino son realmente desgarradores, y para comulgar con la gran audiencia, los llena de destellos pop para hacer la experiencia extraña pero muy, muy gratificante.

 

Mint Field

Tijuana sigue “vomitando” talento y en su debut, los bajacalifornianos entregan texturas dulces y atmósferas envolventes para llenar su shoegaze de matices.

Un disco para abrazar la melancolía y disfrutar de una tarde relajada. Ideal para despreocuparse y dejarse llevar.

 

Niña Dioz

La regiomontana hace una defensa audaz de los pensamientos diversos de la comunidad LGBT, pero sobre todo de las mujeres que quieren deshacerse de etiquetas. Con un hip hop duro y directo, Carla Reyna se le lanza a la yugular a quienes no respetan opiniones contrarias y les pone contra la pared con temas aderezados con folclor latino.

Se trata de un canto al empoderamiento, a sacar la fuerza que radica dentro de cada quien para defender su lugar en el mundo y exigir respeto ante quienes piensan que los encasillamientos sirven para algo.

 

Andrea Lacoste

Si el pop latinoamericano tuviera rigor tendría que exigir el cuidado a los detalles que propone la venezolana en su segundo disco, uno donde se le nota el gusto por el rock noventero.

Por lo general, los trabajos completamente comerciales buscan contar con 3 ó 4 hits que se conviertan en el “trancazo” de determinada estación. Pese a transitar por esos rumbos que persiguen sobre todo la venta, Lacoste exhibe su condición de mujer preparada, que puede cantar en el idioma que le plazca y que compone sin prejuicios lo que le viene en gana.

No sólo es una imagen atractiva y una voz con potencial, es la forma en que lo vende, combinando sensualidad con melodías tiernas con fragmentos electrónicos muy bien construidos. Y eso que se trata de una joven armada con una guitarra que definitivamente sabe cómo sacarle jugo a sus talentos.

Juárez Góngora

Es orgullosamente yucateco. Egresado de la licenciatura en Periodismo en un colegio de la tierra del panucho y el salbut. Le dio por conocer varias zonas del país hasta que se avecindó en la Ciudad de México, donde se dedica a hacer textos para el mundo del internet. Amante de la literatura, melómano, pero primordialmente cinéfilo, de niño repasó películas en formato Betacam una y otra vez, hasta que finalmente, un buen día, fue al cine y de ahí no pudo salir.

Twitter 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Categorías